El Centro Eucarístico, situado en la calle Calatrava, nº 10, de Palma de Mallorca, fue fundado por Don Miguel Maura Montaner, Pbro. a finales del siglo XIX, donde tuvo su inicio la Congregación de Celadoras del Culto Eucarístico, que se fusionó a la nuestra el 11 de abril del año 2011.

  A partir de esta fecha las Religiosas Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, dirigimos y atendemos las actividades de dicho Centro.

    Queremos ser dóciles al impulso del Espíritu para recoger, de manos de nuestra Fundadora, María Emilia Riquelme, la antorcha viva que nos dejó y seguir manteniendo en la Iglesia sus mismos ideales.

 

  • El Centro Eucarístico te ofrece un lugar de silencio en medio de la ciudad para el encuentro personal con el Señor.

 

Mons. Javier Salinas (obispo de Mallorca)

    El Obispo de Mallorca, Mons. Javier Salinas, inauguró el pasado día 2 de junio de 2013 la primera capilla de adoración perpetua con la que contará la diócesis de Mallorca, que permanecerá abierta las 24 horas del día los 365 días del año, y que se emplazará en el Centro Eucarístico, ubicado en la calle Calatrava nº 12, de Palma de Mallorca.

  Monseñor Salinas presidió la Eucarístía en esta capilla, que permanecerá siempre abierta para que toda persona que lo desee pueda acercarse, a cualquier hora del día o de la noche, a rezar ante el Santísimo Sacramento.

      A continuación, un extracto de la ceremonia de inauguración presidida por el Sr. Obispo.

  • Un servicio a la Diócesis de Mallorca

 

Capilla de adoración perpetua

    La iniciativa, por parte del Centro Eucarístico de Palma, de tener las puertas abiertas de su capilla las 24 horas del día, está teniendo en estos momentos mucha aceptación entre los fieles, en su deseo de acompañar al Santísimo durante un espacio de tiempo. Esta iniciativa, concebida como un servicio a la Diócesis de Mallorca, está despertando gran interés entre la gente, desde su puesta en marcha.

    El compromiso es de una hora a la semana, pudiendo elegir libremente día y hora de la misma, con carácter indefinido. Hay unos coordinadores de los turnos diarios cuya misión es resolver alguna sustitución a partir de colaboradores que son «comodines».

 

    En estos momentos todas las horas están cubiertas, aunque se necesita reforzar algún turno. Se pretende conseguir que, en cada turno, haya más de una persona en adoración.

    Las horas más solicitadas son las de la mañana, a partir de las seis, y las de la tarde. «Aunque parezca increíble, las horas de la noche tienen una especial vivencia, según testimonio de los propios adoradores».