Adorador joven, de la madrugada

“Me inscribí al oírlo en misa, me impactó la propuesta, sentí la necesidad, y la vez resonaban en mi aquellas palabras de Jesús. Él se iba toda la noche para estar en oración con su Padre y en mi interior resonaba esto: “¿ni una hora habéis velado conmigo?”
Esa hora representa en mi vida un momento de verdadera locura de alegría, poder estar delante de Dios, acompañándole y acompañándome él. De esa hora saco fuerzas para seguir adelante, reviso mi interior, mi vida, y actualizo todo el bien que quiero realizar en ella”.

0